Tratamiento de aguas

El agua tratada es destinada a usos en los que no es imprescindible el uso de agua potable, tales como lavadora, inodoro, riego de jardines o lavado del coche. El ahorro puede alcanzar el 80 % del total a lo largo del año.

 

  • Reciclaje de aguas grises.

 

  • Tratamiento de aguas residuales.

 

  • Aprovechamiento de aguas pluviales.

 

  • Descalcificación de aguas.

 

  • Depuración mediante ósmosis.