Solar Fotovoltaica

La forma más directa de transformar la radiación solar en electricidad es a través de las llamadas células fotovoltaicas. Gracias a un sofisticado proceso de elaboración la arena de la playa (silicio) se convierte en una célula solar que se comporta como si fuese una pila. Siempre que le dé el sol, generará una pequeña cantidad de electricidad en forma de corriente continua.

 

Existen fundamentalmente dos tipos de aplicaciones de la energía solar fotovoltaica; instalaciones aisladas de la red eléctrica y centrales de generación conectadas a la red.

 

  • Sistemas aislados de energía solar fotovoltaica, gracias a esta tecnología podemos disponer de electricidad en lugares alejados de la red de distribución eléctrica. De esta manera, podemos suministrar electricidad a casas de campo, refugios de montaña, bombeos de agua…Los sistemas aislados se componen principalmente de captación de energía solar mediante paneles solares fotovoltaicos y almacenamiento de la energía eléctrica generada por los paneles en baterías.

 

  • Sistemas fotovoltaicos conectados a red, esta  aplicación consiste en generar electricidad mediante paneles solares fotovoltaicos e inyectarla directamente a la red de distribución eléctrica.