Biomasa

Biomasa y materia viva son la misma cosa. Cuando nos referimos a ella como fuente de energía de lo que hablamos es del conjunto de la materia orgánica, tanto de origen animal como vegetal, que puede ser utilizada con fines energéticos.

 

Las instalaciones de producción energética con biomasa se abastecen de una amplia gama de biocombustibles sólidos como pueden ser los orujillos (de aceite y de uva), los huesos de aceituna, las cáscaras de frutos secos y los residuos de nuestros montes y de las industrias forestales.

 

La energía producida con biomasa puede utilizarse para calefacción y producción de agua caliente en el sector doméstico (viviendas unifamiliares, comunidades de vecinos…) mediante la utilización de calderas o estufas. En un nivel menor se encuentra la producción de calor para procesos industriales y generación de electricidad.

Vídeo divulgativo de energía biomasa por IDAE